Cancún, Q. Roo.- Con experiencia, madurez y grandes expectativas, la velerista quintanarroense Demita Vega de Lille se reporta lista para encarar sus terceros Juegos Olímpicos a disputarse en Tokio, Japón.

En entrevista para el Comité Olímpico Mexicano, la atleta próxima a cumplir 39 años de edad el 21 del presente mes, habló acerca de cómo se siente de cara a la justa veraniega tras Beijing 2008 y Río 2016, donde no consiguió llegar al podio.

La oriunda de Cozumel, aseguró que en esta ocasión llega con un pensamiento diferente a sus primeros juegos, pues ha aumentado su confianza, además de que ha mejorado en sus habilidades arriba de la tabla de windsurf.

“Llego con más confianza en mí y mis capacidades, con más apreciación de lo que son unos Juegos Olímpicos. En Río llegué con una lesión muy fuerte de espalda y tuve que competir con mucho dolor”, indicó.

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 serán especiales para Demita, pues tiene la experiencia de haber participado en dos justas anteriores y llega con más madurez al certamen, donde menciona también va con la mentalidad de disfrutar del evento.

“Lo que es vivir la experiencia sin tanta presión por uno mismo, ir con la mente más calmada y saber que tengo toda la capacidad para hacer un buen papel. Para mí este escenario será una bendición, estar en buena forma, libre de lesión y sintiéndome mejor en el agua”, sostuvo.

También habló acerca de uno de los temores que han tenido los atletas que irán a Tokio 2020, que es la pandemia de Covid-19, donde algunos viajarán acompañados de familiares como en su caso, ya que llevará a su esposo y entrenador, Adrien Gaillard.

“El mayor miedo que tenemos los atletas son las pruebas de Covid-19, llegar y que por algún contagio tengas que salirte e irte a cuarentena sería el aspecto que nos tiene muy nerviosos”, finalizó.

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre