Chetumal, Q. Roo.- Con sus objetivos completamente claros y el total apoyo de sus entrenadores, el gladiador chetumaleño, Rodrigo Orozco Cortés, se prepara diariamente para consolidarse como uno de los mejores atletas de luchas asociadas en Quintana Roo.

Dentro de sus más importantes logros se encuentra la medalla de bronce conseguida en la edición 2017 de los Juegos Panamericanos Juveniles de Cadetes de Luchas Asociadas, celebrado en Buenos Aires, Argentina, en su primera aparición con la Selección Nacional.

Inició su camino dentro de este deporte en el 2015, a la edad de 13 años, aunque reconoce que, tanto su madre como el resto de su familia no estaban muy de acuerdo, debido al temor de que fuera a sufrir algún tipo de lesión, cosa que, efectivamente, sucedió casi de inmediato, pero que no mermó sus ganas de seguirse preparando y sobresalir en este deporte.

En su primer año como atleta debutó en una Olimpiada Nacional y lo hizo de gran manera al conseguir medalla de plata, metal que repitió en el 2016 al ser derrotado en la gran final por un representante del Instituto de Mexicanos en el Extranjero.

Fue hasta el 2017 cuando su primer objetivo se logró, después de una excelente participación consiguió su primera medalla de oro en la máxima justa deportiva nacional, aunque eso no fue todo, pues gracias a su participación recibió el llamado para formar parte del equipo nacional que representaría al país en los Juegos Panamericanos Juveniles de Cadetes de Luchas Asociadas, celebrado en Buenos Aires, Argentina, donde demostró su gran nivel y obtuvo la medalla de bronce, esto le valió recibir la Medalla al Mérito Deportivo “Efraín Aguilar Marrufo”, que otorga el municipio de Othón P. Blanco a lo mejor del deporte.

Para el siguiente año se propuso clasificar a los Juegos Olímpicos de la Juventud y lo consiguió después de repetir la medalla de oro en la Olimpiada Nacional y también campeón absoluto en el Panamericano, aunque en esta justa el resultado no fue el que esperaba y se conformó con el cuarto lugar.

En el 2019, ya en la categoría de Adultos, volvió a demostrar su poderío y se consagró como campeón nacional, aunque el resultado no le favoreció en las eliminatorias para los Panamericanos y se perdió de esta competencia.

No obstante, el peor momento para Rodrigo Orozco llegó en el 2020, pues, la pandemia y algunas otras cuestiones provocaron que cayera en una gran depresión que le ocasionó subir de peso y alejarse del deporte, aunque, gracias a las palabras de sus entrenadores, regresó con todo el ímpetu y actualmente se prepara intensamente, con la firme intención de conseguir su máximo sueño: vestir la camiseta nacional en unos Juegos Olímpicos.

“Estoy seguro que puedo cumplir el objetivo que me proponga y para eso me estoy preparando”, dijo el atleta.

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre