Cancún, Q. Roo.- Para Marco Martos, quien organizó de manera exitosa cinco ediciones del Maratón Internacional de Cancún (de 2014 a 2018) y lo posicionó como el segundo más importante del país, el fusionarlo con la marca “Rock ‘n’ Roll” marcó un retroceso en la tradicional justa deportiva que en este 2020 está en riesgo de efectuarse por la pandemia del Covid-19.

“Se perdieron muchas cosas, dejaron de involucrar a la ciudad, la atención no fue la misma, el tema de las playeras y las medallas, la ruta, la entrada y la salida fue un caos. Le restaron importancia a la llegada de los corredores y le dieron más importancia al concierto”, señaló a DEPORTES QUINTANA ROO.

“Lo que el corredor quiere al llegar a la meta es un masaje e irse a casa, el concierto lo tienes mientras para la gente o para la familia como lo hacíamos antes en el Malecón Tajamar, era una fiesta, pero para todos”, agregó.

“Le dabas su playera al corredor, al staff y a la prensa y al final hacías una fiesta deportiva. Venían competidores de todo el mundo que gastaba en hoteles, restaurantes y centros comerciales, se promovía el turismo y se ayudaba a la economía del destino, pero se perdió todo”, sentenció.

“La atención a los corredores no fue la misma, esta empresa no supo atender a la gente, no supo motivar a los voluntarios, ya que, por ejemplo, se les daba su playera y lunch y se les trataba super bien, vinculábamos a cerca de 10 universidades con 50 chavos”, apuntó.

“Teníamos un maratón muy especial la verdad, un ejemplo, cuando vino Espn, eso cuesta un dineral y de esa promoción no se pagó un peso ni nadie facturó nada. Hubo muchas cosas que teníamos ya ganadas, de renombre y todo al final se pierde y la verdad es una lástima”, indicó.

“Tomé al Maratón de Cancún en el último lugar entre cerca de 26 maratones que se realizan en el país y lo dejé en el segundo lugar en 2018 luego del de la Ciudad de México, con una participación de cuatro mil novecientos doce corredores de todo el mundo”, resaltó.

“El año pasado no vinieron corredores de nivel, ya que, por ejemplo, el ganador del 2018, el keniano Erick Monyenye Mose hizo un tiempo de dos horas y veinticuatro minutos y el ganador de 2019 hizo tres horas y tres minutos, son casi cuarenta minutos de diferencia”, explicó.

“Es algo que hacía con mucho cariño y mucho amor y al final, donde la clave de los maratones que yo realicé era no tocar un peso. Si no tocas un peso de algo, solito el evento crece, es algo natural”, concluyó Marco Martos.

Mara Lezama y David Martínez, premiando al ganador del Maratón de Cancún 2019, quien hizo casi 40 minutos más que el monarca de 2018, lo que habla de la poca calidad de los participantes elite de la edición pasada.

 


Si son de su interés nuestros contenidos, compártalos desde nuestras redes sociales.

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre