Cancún, Q. Roo.- Uno de los rubros más afectados durante esta pandemia por el COVID-19 en Quintana Roo han sido los gimnasios, mismos que han sufrido y han tratado de aguantar lo más posible para que lo sería su próxima reapertura, sin embargo, hay algunos que se han quedado en el camino declarándose en quiebra y cerrando, otros han aguantado como pueden la difícil situación, pues en más de tres meses sus finanzas se han visto severamente afectadas.

José Manuel Luna Rosado, propietario del gimnasio ‘Venom’, negocio con el que llevaba más de siete años, en la avenida Sunyaxchen, relata que no pudo resistir la crisis económica y decidió cerrarlo de manera definitiva señalando un trato injusto por parte de las autoridades.

“Pagué las rentas de abril, mayo y junio de mis ahorros y tenía la esperanza de que ahora en julio nos dejaran abrir, pero nos dijeron que será hasta septiembre y mejor decidí cerrar”, expresa Luna Rosado, a DEPORTES QUINTANA ROO mientras continúa desarmando los equipos para desalojar el local.

“Éste era el único ingreso para mi familia, de aquí dependen mis tres hijos, uno de ellos de apenas tres años que necesita todavía pañales, y mi esposa. El negocio no daba mucho, pero si por lo menos para comer”, añade.

Sobre lo que más va extrañar de su negocio, comenta que más allá del tema económico es “atender a la gente, ya que es algo que en verdad amo, amo cuando la gente logra sus objetivos, amo cuando la gente baja de peso y se mantiene en forma y saludable”.

José Manuel Luna tuvo que cerrar definitivamente su gimnasio ‘Venom’.

En cuanto a lo que ofrecía el gimnasio ‘Venom’ a sus socios y asistentes de manera diaria, sostuvo “clases de zumba, TRX y clases funcionales, se les daba dieta, se les valoraba y regularmente obtenían buenos resultados gracias a Dios”.

“Dependían de mi empresa siete personas, cinco maestros de zumba, el entrenador que estaba conmigo y la recepcionista, a quienes apoyé durante un tiempo mientras estuvo cerrado el gimnasio, de ahí ya no pude más”, explica.

“Esto era un sueño que me costó mucho hacerlo realidad, prácticamente yo estaba acá desde las 6 de la mañana hasta las 11 de la noche, pero no me doy por vencido, sé que voy a salir adelante, voy ahorita a guardar el equipo, juntar una lana, buscar otro local y volverlo a poner”, resaltó.

Por último, José Manuel Luna Rosado agradeció las muestras de cariño por parte de los propietarios de otros gimnasios, con quienes mantiene una gran relación y le han transmitido su apoyo a través de llamadas y mensajes por el cierre de su negocio.

La alcaldesa de Benito Juárez, Mara Lezama y el director del IMD, David Martínez.

“AUTORIDADES RECIBEN SU SUELDO SEGURO”

“Las autoridades han sido injustas con los gimnasios, ya que hoy día operan tianguis, cines y está la venta de alcohol con colas enormes, que son un mayor foco de infección”, señala José Manuel, quien dice tener invertido en su negocio un millón de pesos y que aún debe terminar de pagar.

Y es que, tras una marcha pacífica, la alcaldesa de Benito Juárez, Mara Lezama y el director del Instituto Municipal del Deporte (IMD), David Martínez se reunieron con los propietarios de gimnasios para presentarles el protocolo para cuando el semáforo epidemiológico esté en verde.

“Las autoridades reciben su sueldo quincenal o mensual seguro a costa de nuestros impuestos, por ello te dicen quédate en casa, pero no ven más allá, que ya la gente ya no puede más, ahora sí que si te quedas en casa te mueres de hambre”, advierte.

Dicho sea de paso y de acuerdo a la Plataforma Nacional de Transparencia (Ejercicio 2019), la presidente municipal de Benito Juárez, Mara Lezama percibe un sueldo mensual bruto de 108 mil 696 pesos, mientras que el director del IMD, David Martínez, de 61 mil 679 pesos.


Si son de su interés nuestros contenidos, compártalos desde nuestras redes sociales.

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre