Cancún, Q. Roo.- La máxima exponente del tenis de mesa en México y reconocida como la jugadora número 136 del mundo, Yadira Silva Llorente compartió su experiencia con jugadores quintanarroenses a través de una enriquecedora videoconferencia.

Yadira es una de las pocas deportistas que cuentan en su historial con tres participaciones en Juegos Olímpicos, además consecutivos en 2008, 2012 y 2016, toda una hazaña, pero eso no basta para la mexicana que sueña y pelea por conquistar una nueva clasificación a la máxima justa.

“Debemos tener muy claro lo que queremos, tener mucha disciplina, nunca rendirse con tal de conquistar los sueños y llegar al éxito”, expresó la tenismesista de 34 años de edad nacida en Cuba pero nacionalizada mexicana.

“Me despierto muy temprano para preparar a mis hijas para la escuela, preparar la comida, ir por ellas al colegio, cosas de la casa y posteriormente, a las 9 o 10 de la noche entrenar y terminar entre medianoche, y no olviden que además estudio, pronto seré su nutrióloga”, añade.

Los consejos técnicos no podían faltar en la charla: puntos de vista para jugar, sacar y recibir, el ataque y saber defender, pero lo principal tener una buena estrategia y confiar en nuestro potencial, hacer lo que sabemos hacer, fue de lo más destacado que Yadira explicó a los jugadores.

Silva Llorente narró sus emotivas clasificaciones a Juegos Olímpicos “Beijing 2008 fue mi sueño hecho realidad y por México, logré todo lo que parecía imposible. Luego logré el pase a Londres 2012, eso fue sensacional, y llegó lo impensado, Río 2016 y anhelo una cuarta participación”.

Por último, se dijo igual que todas y todos los atletas “la única diferencia es la voluntad, los invito a entrenar en casa, con o sin mesa podemos mantenernos en forma, lo más importante es la salud y disfrutar en estos momentos a la familia, no se rindan”.

Yadira Silva Llorente considera a Cancún su segunda casa luego que en 2003 aquí se efectuó un torneo donde llegó con el equipo de Cuba, conoció al doctor Madrigal, comenzó el noviazgo, luego la boda y se naturalizó mexicana, ahora son una gran familia con dos hijas, Yadira y Angélica.

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre