Cancún, Q. Roo.- La crisis sanitaria del coronavirus es en sí un suceso histórico, quizá el primer gran hecho histórico del siglo XXI, y está próxima a dar lugar a otro hito: la cancelación, por cuarta vez en la historia, de unos Juegos Olímpicos de Verano.

Era ya casi una tradición olímpica más que antes de cada edición se hablara de boicots, totales o parciales, o incluso de suspensiones. Sin embargo, aunque durante mucho tiempo sí menudearon las ausencias de mayor o menor importancia, las suspensiones totales, que han existido, han sido mucho más escasas y por motivos que hacían pasar la propia suspensión a un segundo plano: en realidad igual que el hecho que ha dado lugar al aplazamiento de Tokio 2020. Los tres primeros Juegos suspendidos fueron por las Guerras Mundiales. Los cuartos, los de Tokio 2020, lo serán por una pandemia mundial.

1916, 1940 Y 1944: SUSPENDIDOS POR GUERRAS MUNDIALES
Los Juegos Olímpicos previstos para Berlín en 1916 se suspendieron a causa de la I Guerra Mundial, declarada en 1914. Aquella suspensión dejó una consecuencia perdurable. Hasta entonces la sede del Comité Olímpico Internacional era itinerante y se instalaba en el país que iba a albergar el evento. Dado que el barón de Coubertin pasó a ocupar un puesto en el ejército francés y el COI tendría que albergarse en la capital enemiga, este tomó la decisión que la sede pasara a ser fija y se ubicase en la neutral Suiza.

Desde entonces, la capital olímpica es Lausana. El Estadio Olímpico -Estadio Alemán- se había inaugurado en 1913. En los años 30 fue demolido y sobre sus terrenos se construyó el Olympiastadion, sede de los Juegos Olímpicos de 1936 y aún existente.

Curiosamente, la segunda suspensión implicó a Japón: Se suspendieron también los Juegos Olímpicos previstos para 1940 en Tokio (verano) y Sapporo (invierno), a causa de la situación bélica en Europa y Asia -Francia y el Reino Unido estaban en guerra con la Alemania nazi y la Italia fascista, mientras Japón había invadido China- Aunque en principio Japón había intentado mantener la sede, aduciendo con evidente cinismo que realmente no estaba en guerra con China ya que no había habido declaración, en 1938 renunció a la organización.

El Messerschmitt Me261 iba a llevar la antorcha olímpica hasta Japón. Así, no se llevó a cabo el traslado de la Llama Olímpica por vía aérea a Japón por medio del prototipo Messerschmitt Me 261, que hubiera escenificado la alianza germano-nipona.

El COI, presidido por el conde Baillet-Latour, trató de salvar la celebración trasladándola a Helsinki. Sin embargo, en el invierno de 1939 la Unión Soviética invadió Finlandia suspendiéndose definitivamente la cita. Los Juegos Olímpicos de 1944 estaban previstos para Londres, pero la situación internacional los seguía haciendo imposibles. La II Guerra Mundial acabó en 1945. Después no hubo más suspensiones totales, aunque sí dos parciales. Ahora, Tokio 2020 tomará el relevo en esta triste lista de los aplazamientos.

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre